¡El Antro del Metal cambia de alojamiento!

Si quiere ir ahora mismo a la nueva dirección del blog, con un diseño más brutal y más contenido, este es el enlace:

http://elantrodelmetal.blogspot.com.es


_____________________________________________________________________________________




Este año ha sido el primero que he roto mi duradera tradición del festival Leyendas del Rock, que consistía, por unos motivos u otros, en ir a ediciones de forma intermitente. Acudí al primero, tercero, quinto y este año, la sexta edición, volví a estar allí. Siempre he dicho que el Leyendas del Rock es un festival donde se sufre bastante, sobre todo por el calor y por lo precaria que suele ser la zona de acampada. Sin embargo, la cercanía del lugar donde se celebraba este año, en Beniel, y lo apetitoso del cartel por algunas bandas fueron los argumentos que me convencieron a ir para allá. Ya puestos con el tema, decidí ir también el jueves, cuando se celebró la típica fiesta de presentación gratuita, con el aliciente de poder ver el último concierto de la gira que estaban llevando a cabo las bandas Dunedain y Zenobia de forma conjunta. En una escasa hora y media, me plante allí donde ya había muchas tiendas montadas, una vez más solo (ya que nadie quiso venir, para variar) pero dispuesto a darlo todo, porque el hecho de ir solo a festivales y conciertos se esta convirtiendo en algo habitual y me da exactamente lo mismo, siempre encuentro buena gente allá donde voy.

La acampada, como era de prever, no era más que un descampado de piedra viva donde me dejé las manos intentando clavar los clavos (piquetas normales hubiese sido imposible) que llevaba para la ocasión. Desde luego, esto son condiciones infrahumanas… y más después de haber llegado de Wacken hacía una semana escasa. Aun así, no todo fue malo a nivel de instalaciones, cerca de la zona de acampada habían instalado unas duchas que fueron muy utilizadas por el personal para refrescarse. Lo cierto es que le tengo bastante cariño a este festival, siendo de otra forma no hubiese ido ni borracho, aunque las alegrías siempre superan a las penurias, por muchas que se pasan en este Leyendas.

De aquí, directamente al recinto de los conciertos, ya que había llegado con la hora casi justa de ver comenzar a Dunedain. Estaban empezando cuando llegamos al recinto. La pulsera la dejaría para el sábado y ahora me iba a centrar en disfrutar de un concierto que ya se me escapó en Alicante. A los Dunedain se les veía en plena forma. Sin conocer apenas ningún tema de la banda, si que les vi salir a por todas, tanto cantante como el resto de la banda estaban animadísimos, sin parar de moverse de aquí para allá, cruzándose entre ellos, posando, y tocando con mucha energía. Ellos hacen un heavy / power bastante clásico y ya bastante visto, aunque esto nunca me ha importado si de una buena actuación se trata. Al poco rato de estar allí comenzaron a iluminar el escenario con los focos. Al principio este aspecto fue bastante pobre (los escenarios no eran más que cuatro palos, por así decirlo, cutre total) pero conforme cayó la noche iba cobrando más sentido. El repertorio que ofreció la banda fue bastante cañero en general salvo algún medio tiempo. A mitad del concierto anunciaron que su vocalista / guitarrista dejaría el instrumento a partir de ese momento, entrando como nuevo guitarrista José Rubio, que por cierto, es un ex-Warcry y demostró sus grandes dosis de calidad, aunque también es justo decir que estuvo un poco frío al principio. Me sorprendió que tanto su vocalista (obviamente) como el resto de miembros también cantaban las canciones, alternándose. La verdad es que este concierto me ha animado aun más a escucharles porque se ha visto que ponen el alma en sus conciertos. Se reservaban la sorpresa final para el siguiente concierto.

Para continuar, el segundo plato (aunque igual en importancia, por supuesto) de la noche: Zenobia. Con estos chicos del norte ya cambia la cosa. Su heavy metal es bastante más personal, y aunque siguen con la vena más power, su vocalista les da un aire muy distintivo. Su formación se compone de dicho vocalista, que además toca la guitarra, bajista, batería y un segundo guitarrista. Lo Llevo en la Sangre fue uno de los temas más canturreados por todos nosotros, primero nos engañaron con su estribillo, pero luego llegó completa al poco rato y la gente lo tomó como una forma de ánimo para ir a muerte con ellos, siempre puño en alto. Aunque se notaba el buen rollo sobre el escenario, me fije en que, salvo su líder a la voz, todos los músicos eran algo parados a la hora de animar al público y no correteaban demasiado por el escenario. Aun así, diría que lograron transmitir todavía más al público que sus compañeros de Dunedain. Esperaba que tocasen Allí donde estés, uno de sus primeros temas, más power, pero por al final no cayó. Cuando se despidieron, todos querían más y aquí fue cuando vino el momento que todos esperábamos, poder escuchar el tema compuesto por las dos bandas Unidos por el Metal, también interpretado por las dos bandas, un lujo poder ver a todos los músicos sobre un mismo escenario, con dos cantantes turnándose para cantar la letra. La verdad es que solo por estos momentos ya me alegré de haber ido jueves, porque he visto el final de una gira que, contracorriente, ha conseguido atraer a mucha más gente de la que muchísimos hubiesen pensado.

Ambas bandas me dieron muy buena impresión, cada una por sus cosas. Dunedain por su enérgica actuación y Zenobia porque sus temas me gustaron algo más. Por supuesto, les deseo muchísima suerte a ambas porque se lo merecen.

Tras regresar a la zona de acampada a cenar y a tomar un traguito, volvimos otra vez ya más relajados para, ya que no habíamos visto a Stinger, la banda tributo a Scorpions, poder ver aunque fuese un trozo de La Leñera. Esta banda lleva ya muchos años llevando al directo temas clásicos de los míticos Leño y parece ser que tienen gran éxito en lo que asistencia se refiere. Allí fueron los más entrados en edad quienes más disfrutaron de sus canciones. He de confesar que me gustaron mucho, aparte de que los temas que tocaban eran muy conocidos, sobre todo del álbum que siempre me encantó, “Más Madera” del que cayeron, entre otras, ¡Sí señor, sí señor! y Cucarachas. De otros, estuvieron muy bien Sorprendente y Que Tire la Toalla, que fue una de las que más triunfó en toda la noche. La banda lo hace muy bien, la voz de Rosendo es imitada con mucha fidelidad por el cantante, hasta los movimientos son muy parecidos. Al final no fue por aburrimiento ni mucho menos, pero faltando unos cuantos temas nos retiramos a la tienda, porque el verdadero sufrimiento del que hablaba al principio sobre el Leyendas, empezaba al día siguiente.

_|,,| JaviMetal (Is The Law) |,,|_

Anuncios